El mantenimiento preventivo, como su nombre lo indica, ayuda a prevenir posibles daños en las motocicletas, por eso vamos a compartir unos que ustedes mismos le pueden hacer a sus motos con el fin de minimizar la ocurrencia de un accidente de tránsito o de que se presente un daño serio en ella.

Mantenimiento preventivo
Haz tu mismo el mantenimiento preventivo de tu moto

¿Qué incluye un buen mantenimiento preventivo?

Un buen mantenimiento preventivo incluye la revisión periódica de los diferentes elementos que hacen parte de la motocicleta. Esto ayuda a que se alargue la vida útil de los componentes y a mejorar las condiciones de seguridad con las que vas a rodar.

El mantenimiento preventivo que tu mismo puedes hacer se basa en:

  • Revisar que los frenos estén siempre “melos”
  • Revisar las llantas, la profundidad del grabado que tienen éstas y la presión del neumático una vez al mes y siempre que vayas a hacer un viaje largo.
  • Revisar que todas las luces de la moto están funcionando correctamente para descartar algún problema eléctrico.
  • Revisar que el nivel de aceite esté entre el máximo y el mínimo establecido.
  • Revisar el nivel, el color y la duración del líquido refrigerante.
  • Limpiar, engrasar y tensar la cadena.
  • Verificar el estado general y el nivel de carga de la batería, sobre todo si vas a hacer un viaje largo.
  • Cambiar el filtro de aceite cada que vez que hagas un cambio de aceite.
  • Mantener limpio y libre de polvo y suciedad el filtro de aire.

¿Cada cuánto hacer el mantenimiento preventivo?

Aunque los tiempos pueden variar de acuerdo al fabricante de la motocicleta y al uso que tu le des a ella, aquí dejamos unos datos generales de cada cuánto se deben hacer las revisiones.

  • El estado de los neumáticos y el nivel de aceite debe revisarse al menos cada 30 días.
  • La profundidad del grabado de las llantas debe ser mayor a 1,6 milímetros.
  • La tensión de la cadena debe comprobarse cada 1.000 kilómetros.
  • La holgura en la parte más larga de la cadena debe estar esté entre 2 y 3 centímetros.
  • El cambio de aceite, así como el filtro, debe hacerse cada 3.000 kilómetros y 10.000 kilómetros.
  • El filtro del aire se cambia cada 30.000 kilómetros.
  • El espesor de las pastillas debe ser superior a 1,5 milímetros.

Todo esto es muy fácil de hacer, además de que es importante para que tu moto siempre esté en condiciones óptimas de rodar.

Entonces, ¿te animas a hacerlo tu mismo o definitivamente prefieres llevar tu moto a tu mecánico de cabecera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *