¿Ahorrar combustible es posible? Sí señores (y señoritas, si alguna motera nos está leyendo), así como lo leen. Aunque se crea que no, es posible ahorrar combustible con acciones simples que se pueden llevar a cabo diariamente y que podemos volver parte de nuestra cotidianidad.

Gastando dinero en combustible

Si eres una persona que tiene como medio de transporte una moto y ésta es parte de tu cotidianidad, sabrás que uno de tus gastos fijos siempre será el combustible.

En nuestro país, el aumento del valor de la gasolina es algo a lo que ya estamos acostumbrados, aunque eso no quiere decir que seamos felices sacando cada vez más dinero de nuestros bolsillos para pagarla.

¿Cómo ahorrar combustible en mi moto?

Como moteros, creemos que una de las cosas más desesperantes que hay es ver encendida la reserva, por eso vamos a compartir con ustedes estos sencillos “trucos” que les ayudarán a ahorrar combustible y a sacarle el máximo provecho a cada gota de gasolina.

Tanquea a primera hora:

Si tanqueas temprano, vas a tener más combustible. Esto es física pura, la temperatura en la mañana es más baja que en la tarde, así que el combustible se mantiene mucho más denso. A medida que va avanzando el día, la gasolina se expande y lo que se supone que es un galón, realmente es un poco menos, lo que significa que pagas por una cantidad que no estás recibiendo.

No permitas que presionen al máximo la palanca de gasolina:

Cuando vayas a tanquear la moto, solicita que no presionen al máximo la palanca de gasolina, ya que cuando ésta sale a mucha velocidad un porcentaje se puede convertir en vapor y ahí estarías recibiendo menos combustible del que crees.

Ya no es necesario que “calientes” el motor:

Hace algunos años se recomendaba dejar el motor encendido durante unos minutos antes de comenzar a conducir, pero hoy en día ya no es necesario pues las motos están preparadas para ponerlas en funcionamiento desde el momento en que las arrancas. Actualmente, encender el motor previamente solo te servirá para gastar gasolina.

Apaga el motor cuando estés parado:

Si vas a permanecer parado en la carretera durante más de 50 segundos (en un semáforo largo o en un trancón, por ejemplo), es recomendable que apagues el motor y vuelvas a arrancar después. Si te quedas ahí acelerando con la moto parada, lo único que conseguirás es consumir combustible innecesariamente.

Revisa la presión de los neumáticos:

Asegúrate de que tus neumáticos tengan la presión adecuada, ya que un neumático con baja presión hará que tu moto consuma combustible innecesariamente y, además, los neumáticos “deshinchados” hacen que la conducción sea mucho más inestable e insegura.

Limpia el filtro de aire:

Una escasa limpieza del filtro del aire es otro de los motivos que puede contribuir a que la moto gaste más combustible, por eso es importante que lo mantengas en buen estado.

Haz un mantenimiento regular:

Aunque esto debería ser obvio, no está de más decirlo, el mantenimiento de la moto es fundamental, además de que ayuda a evitar posibles problemas de funcionamiento y a garantizar que todos los componentes estén en perfecto estado, asegura que no se consuma más combustible del que se debe.

Aunque estas son “acciones simples”, nos ayudarán a ahorrar combustible. 

Esperamos que sea de utilidad para todos y que pongan en práctica estos consejos moteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *